Minga!

La palabra “minga” deriva del quechua y es como llamaban al trabajo agrícola comunitario en beneficio de todo su pueblo; en América del Sur tiene relación con los trabajos comunitarios o entre amigos y en Chile, específicamente en Chiloé es el traslado de casas de un lugar a otro ayudados por yuntas de bueyes y la participación colectiva.

Vista de la casita de chapa -pequeña, fría y húmeda- donde viven Carina y sus 5 hijos. Junto a vecinas preparando la comida.

Cuando las necesidades básicas se encuentran insatisfechas, cuando las instituciones y los profesionales especializados en la búsqueda de soluciones no las encuentran en la bibliografía obligatoria (sobre todo aquellos que eligieron carreras sociales y se formaron en la década del 90), cuando escuchás una y mil veces el discurso de lo malo del asistencialismo y los galpones con materiales para ayudas sociales están vacíos…pensás en otros caminos. Y ahí aparece la idea de la MINGA.

Pero no es institucional. Es la voluntad de los propios vecinos que dan la voz de alerta sobre el riesgo real de una mamá sola con cinco chicos que vive a 8 km de la escuela más cercana y sobrelleva su situación diariamente. Sin comida suficiente, sin abrigo suficiente, con riesgo absoluto.

En reunión con los vecinos en Río Grande, el relato de todas las puertas a las que golpearon: Municipio, Gobierno, Concejo. Sin respuesta. Planteamos el trabajo comunitario, la construcción de una casilla más sólida y térmica, un poco más grande que la tapera en la que vive. Las condiciones de trabajo intentaron ser una especie de Minga. Todos los vecinos que puedan, participar en el montado de la casilla y terminar el trabajo de cada día con una comida comunitaria.  Aportamos con materiales, como pudimos. No está mal. Al contrario, está muy bien. Pero ¿sirve la Minga o es sólo resolver un caso en un mar de necesidades? ¿Es un camino válido cuando hay tantos casos como el de esta familia?

Cuando no hay respuesta y quien pide es siempre sospechado de oportunista. Cuando no hay materiales para resolver lo urgente, cuando hay riesgo sin ser medido por protocolos académicos… Entonces la respuesta será: “Hoy por Carina. Mañana por otro.  Vecino por vecino”.  Eso es la Minga.  Aunque no alcance.

Inicio de construcción de la casilla de Carina

Anuncios

Acerca de Verónica De María

Legisladora Provincial 2007-2011
Esta entrada fue publicada en derechos sociales, igualdad de oportunidades, pobreza, vivienda y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Minga!

  1. Pingback: Los números de 2010 | Verónica De María – Diario de Gestión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s